FANDOM


+++AVISO: Este artículo es considerado una creepypasta basada en el amplio trasfondo de Historia de un Imperio.+++

Era un día tranquilo, acababa de venir del instituto un viernes y me puse a jugar a la Xbox (como de costumbre). Dije "A ver si me llega algo más de inspiración pegando tiros", e inserté el disco de Warhammer 40,000 Space Marine (Derechos reservados a THQ, Games Workshop y todo lo demás).

Tras varias partidas a Enfrentamiento, decidí irme a Exterminatus. Exterminatus, para los que no sepan, es una especie de tiroteo en el que luchas contra Orkos y, en la última oleada, contra el Caos.

Me tocó en la última Arena del Ataque al centro residencial, uno de los dos escenarios, junto a uno que llevaba una armadura muy extraña: Sólo se le veían las piernas, y estas eran de un color negro. El resto era invisible, salvo las armas: una pistola de plasma y lo que parecía ser una maza demoníaca. "No puede ser - Me dije.- Las mazas sólo las tienen los del Caos, y somos del Imperio." El bug de que solo se le vieran las piernas no me sorprendió, me había ocurrido cientos de veces antes.

De repente, se unió otro más. Este sí que era normal. Tenía la armadura de los veteranos de los Salamandras (Reptilianos en Historia de un Imperio), un rifle de fusión y un bólter reliquia con ráfaga de kraken; balas explosivas.

Lleguemos a la última oleada sin problemas. Ninguno de los tres murió.

Salió el aviso de la oleada extra, todo normal... en teoría. Pero, esto... fue demasiado extraño. No vino el Caos. Vino un enemigo que solo yo reconocí: Neónido.

El tipo de la maza demoníaca desapareció un momento. Luego, se escuchó el paso de un andador Neónido que se desprendió en medio del mapa. El Salamandra no pudo huir, y murió. Pero reapareció junto a mí, gastando una de las 4 vidas. Estuvimos como media hora resistiendo todo lo posible, y cuando me quedé sin munición; giré para ver que había un montón de cajas de munición y granadas.

Me dirigí al Salamandra, y le golpeé para que me siguiera. Pareció molestarse, y se giró para devolverme el golpe. Yo ya estaba cogiendo las cajas de munición justas. Se dirigió corriendo hacia mí y cogió las cajas justas.

Él disparó con su bólter de ráfaga de kraken y yo con mi bólter tormenta a los enemigos que pudimos durante otra media hora, ya que las cajas de munición reaparecían al medio minuto. Era un milagro para mí.

El Salamandra, sabiendo que teníamos suficientes vidas, se lanzó al suelo con el rifle de fusión y lanzó granadas cegadoras. Yo las acompañé con granadas de fragmentación y disparos de mi rifle de plasma, lo cuál orquestó una masacre de épicas proporciones.

Pero el andador aplastó a su jugador. Reapareció junto a mí al cabo de 20 segundos, pero con un armamento diferente: Bólter pesado y pistola bólter. Me sorprendí e hice lo mismo que hizo el Salamandra, y me permitió escoger un cañón de plasma... y mi arma secundaria, la pistola bólter, había cambiado: ahora, era un bólter tormenta. Fui corriendo hacia la posición del Salamandra, y conseguí acceder simplemente perdiendo los escudos; que se me regeneraron al instante.

Ambos coordinemos una masacre sin igual desde una posición privilegiada. Un cuarto de hora después, en el que casi había roto el gatillo derecho del mando de tanto disparar, parecía que los Neónido nunca se acababan.

El cielo se oscureció, y un enorme rayo partió al andador que llevaba casi una hora y media acosándonos. Varios Marines Espaciales del Caos aparecieron, e iniciaron un tiroteo contra los Neónido. Nosotros matábamos a ambos bandos por igual.

Esta vez, el marine de la maza (Ya ni me acordaba de él) reapareció detrás de nosotros. Ahora sí que se le podía ver, y yo me sorprendí mucho al ver que llevaba el esquema de los Taurinos del Inframundo en su armadura.

Llevaba un armamento diferente. Un bólter tormenta con... ¿ráfaga de kraken? Vaya bestialidad de arma, más muertes por segundo que por un Misil Deathstrike en un disparo de este último. Y, de secundaria, un bólter normal.

Se unió a nosotros en la resistencia. Los tres disparamos al unísono a todas las fuerzas del Caos y de los Neónido en el mapa. Fue una masacre sin piedad.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.