FANDOM


Cita inicio Los Akrid deben ser eliminados de la escena galáctica antes de que lo hagan ellos a nosotros.

Cita final

—Un Capellán perteneciente a los Heraldos Azules


Los Akrid son una de las formas de vida más hostiles de la galaxia. Son depredadores que solo ven a las otras razas como materia prima que necesitan para vivir y reproducirse. Viajan por el espacio en formaciones de interminables enjambres listos para atrapar y devorar toda la materia orgánica que se cruce por su camino.
330px-Tyranid warrior2

Un guerrero Akrid, nótese el bio-fusil.

Los Akrid se alimentan de mundos enteros, desatando una avalancha de feroces guerreros que aplastan cualquier oposición. Los Akrid no pertenecen a esta galaxia, han viajado por el interminable vacío entre galaxias por milenios. Se cree que ya consumieron todo la materia orgánica de su lugar de origen, por lo que se han aventurado por el universo para saciar su hambre. Nadie conoce la edad de esta especie. De todas formas, se sabe que es extremadamente vieja.

Historia

Los Akrid tienen orígenes extragalácticos, el cuál se especula que fue hace 780.000 millones de años. Son guerreros por naturaleza, no saben lo que es la tecnología. Sus cuerpos se adaptan sorprendéntemente rápido a las necesidades del combate, cosa que necesitan para sobrevivir.

Los Akrid necesitan biomasa para perdurar, se cree que arrasaron todo rastro de vida de su galaxia de origen y que encontraron apetecible la de la Via Láctea.

Primer encuentro

Los Seph, hace 370.000 millones de años, encontraron una extraña y enorme anomalía en unas 4 galaxias vecinas, cada una de ella estaba más lejos de la que le precedía, y la anomalía las cambió de posición unos 8.908 millones de años luz. Lanzaron una sonda de alcance máximo (Unos 14.000 billones de años luz de diámetro) y no encontraron señales de vida, lo cuál era muy anormal, ya que era el núcleo de una antiugua civilización Inik.

Los Eldars se mostraron voluntarios para hacer una expedición a la zona. Los Kadeshi, Seph e Inik fueron de exploración acompañados de una flota Eldar. 
Archivo:M560103a P1MB6.jpg

A los pocos días, cada uno llegó por sus medios: Los Eldar mediante La Telaraña, los Kadeshi mediante el desliespacio, los Inik mediante la Disformidad y los Seph mediante el Hiperespacio. Fueron diréctamente a explorar, tal y como los Seph la apodaban, Garbumen-342. La galaxia presentaba restos de antiguas razas, fortalezas espaciales desiertas, planetas que anteriormente albergaron vida, flotas enteras siendo tripuladas por los vientos solares... Entonces, la sonda detectó una gran masa de formas de vidas que se iba moviendo por el espacio, con rumbo a la flota de las 4 razas. Se libró una intensa batalla, en la cuál apenas quedaron naves. Los Seph supervivientes los llamaron Akkryn, lo cuál significa Aquel que devora mundos, pero traducido a nuestro idioma quedaría algo similar a Akrid.

Los pocos superviventes de la batalla recogieron los sucesos en una profecía:

Cita inicio Derrepente y provocando sorpresa en los presentes, arrebatando la cara de tranquilidad de todo Seph, los visores estelares se tornaron color carne, los hermanos mutaron en aberraciones y los inocentes murieron. Aparecieron signos de razas víricas que, poco a poco, se convirtieron en rastros de putrefacción, muerte y misterio acompañados del Gran Devorador. Los Akkryn se rebelaron ante la multitud con rapidez y fiereza, como si de una tempestad se tratase, derrotando seres áltamente tecnológicos como nosotros, los Seph. Cita final


Contacto con el Imperio

7ima Columna perdió el contacto con el planeta selvático Kioir hacia el 2.884, los únicos que sobrevivieron fueron algunos rebeldes que se habían escondido en minas o en la selva misma. Las Fuerzas Armadas De 7ima Columna respondió mandando tropas, y los Reptilianos respondieron mandando cinco escuadras tácticas de la 3ª compañía.
Imagesgfdgdgdgdf

Tropas de las FAD7C luchando en la caída de Kioir.

7ima Columna aprovechó para acabar con los rebeldes del planeta, despistándose de su misión principal. Los Akrid se abrieron paso a través de alfombras hechas de cadáveres y sangre, hasta llegar al puesto de mando improvisado del Imperio. La encarnizada batalla acabó con aplastante derrota estratégica para 7ima Columna, ya que esa derrota acabó con dejar paso al segundo Gran Enjambre: La Flota Enjambre Behemoth.

Primera Guerra Akrid

La Flota Enjambre Behemoth se adentró en los confines de la Franja Este, cerca del poderoso imperio de la Legión del Adeptus Neptunis de los Heraldos Azules. Por aquél entonces, la Legión mantenía conflictos incesantes con la Casta de Fuego Tau, que tenían toda la pinta de ir a peor.

En Therona Épsilon, un exhuberante Mundo Jardín, una llamada de socorro fue emitida. Para cuando Uriel Kray, Capitán de la Primera Gran Compañía (Defensores de Gradiss) se dirigió allí para dar una respuesta a la emergencia, no se encontró más que un mundo estéril que no tenía ni atmósfera: Los Akrid son tan conciencudos, que eliminaron hasta la última célula del planeta y la transformaron en cientos de miles de hordas más.

En el Cabo de Torellia, una agrupación de no más de 5 estrellas, el Primero y Único de Tarsis junto a las Castas de Fuego de Dal'yth, T'au y Vior'la y 5 Grandes Compañías de los Heraldos Azules y todo el Capítulo de los Ángeles Encarnados se enfrentó sin piedad ante los Akrid. El Primero y Único de Tarsis se fragmentó en múltiples batallones que no tardaron en ser devorados ante la ola de enemigos, y los rápidos Guerreros de la Casta de Fuego que Vior'la había proporcionado fueron devorados vivos hasta el último de ellos en menos de 3 días.

El AMI de 7ima Columna decidió condenar el Cabo de Torellia a un Astra Exterminatus simultáneo: una poderosa carga de bombas de miles de millones de megatones que hicieron entrar en supernova a las estrellas del Cabo.

Invasión en Duunis

Un tentáculo de la Flota Enjambre Behemoth se separó, dando lugar a la Flota Enjambre Daedalus; bautizada en honor al lugar donde los Akrid se aliaron con la Flota Galáctica durante la Guerra de los Desgarradores, y precipitándose sobre el Mundo Forja más importante del Imperio: Duunis.

Las fuerzas de Duunis ya habían sido avisadas gracias al Supremo Inquisidor Cryptman, del Ordo Inquisitorum, de que esta apocalíptica ola de hambrientas criaturas se aproximaba, y no se dudó ni un segundo en proporcionar uno de los mayores desplieges de tropas más grandes jamás vistos; solo eclipsado por la Última Batalla o el Asedio al Palacio Imperial, este último de la futura Herejía de Hurtell: Todo el Capítulo de los Templarios Oscuros, cientos de regimientos que se sumaron a los ya existentes en Duunis (Que no es que fueran pocos), los Puños Imperiales, los Reptilianos, los Redentores Sanguinarios, los Ángeles Ilusorios, los Sumerios Modernos, los Garra del Halcón, los Mortificadores, los Ejecutores Sangrientos, los Confesores de Titanio, los Puños Disruptores, los Sables Dorados... Incluso una Hermandad de los Caballeros Solares intervino; aunque el Capítulo se especializa en la Disformidad, como los Akrid tienen una fuerte presencia, su armamento pudo servir de mucha ayuda.

Los Akrid asomaron la cabeza en el sistema estelar de Duunis, y las comunicaciones fueron cortadas súbitamente. Duunis pudo echar a los Desgarradores, y los Akrid no fueron menos.

Descripción

Los Akrid tienen muchas formas, estan ordenados en una jerarquía en la que el más grande manda. Sus principales tropas son los Guerreros Akrid, los Untasse y los Akrid-X.

La formidable raza Akrid fue creada para la batalla, son bestias salvajes que no saben el significado de la palabra tecnología, y que por ende, no tienen armas de destrucción masivas. Sin embargo, pese lo mencionado anteriormente, suelen liberar esporas en un mundo cualquiera y acto seguido infectarlo para conseguir biomasa.

Las criaturas Akrid de mayor tamaño y más especializadas forman el núcleo inmisericorde de los ejércitos Akrid. Los principales son los extremadamente resistentes y letales Guerreros Akrid. A menudo tienen un tamaño superior a los cuatro metros y están equipados con una variedad de terribles armas pesadas y de combate cuerpo a cuerpo, son muy inteligentes y ferozmente inhumanos en el campo de batalla. Al igual que los Tiranos de Enjambre, los Guerreros Akrid pueden influir en las criaturas Akrid menores y suprimir sus instintos. Esto mantiene organizada a la fuerza Akridiana en el combate.

Archivo:Lost-planet-2 Coop Screen 3 bmp jpgcopy-1024x576.jpg

Los Akrid se dividen en flotas Enjambre, y, pese por mucho que su aspecto lo contradiga, son extremádamente organizadas. Las Flotas Enjambres son la vía de acceso a la Vía Láctea por parte de los Akrid, y por tanto son de vital importancia. El Gran Devorador comanda todas las flotas, y por flota hay un Señor de la Horda mandando. El comandante de una nave, aparte de la propia nave (Por que está hecha con biomasa viva), es el Tirano de Enjambre.

Los Akrid son guerreros por instinto, siendo así los más agresivos de la galaxia. En Kioir se demostró que su instinto de lucha supera al de los mejores soldados, incluso de los mejores Capellanes, aunque su tecnología los dejaba atrás en cuanto a repuestos de combate. Cuando un Akrid cae muerto, otros dos le reponen; uno come la biomasa del caído y el otro defiende el cadáver.

Flotas Enjambre conocidas (Ordenadas de menos potente a más potente)

Nacidos para matar

Esta raza se caracteriza por su enorme cantidad de subgéneros, que, a groso modo son al rededor de 60-70 subespécies.

Los Akrid disponen de cerca de 20 Flotas Enjambres en esta galaxia, algunas enormes, como la Flota Enjambre Behemoth, y otras pequeñas, como la Flota Enjambre Collosus. Cada una de ellas ha masacrado cientos de mundos, tanto en esta galaxia como en otras.

El ritmo de devoración de una galaxia como la Vía Láctea se especula que es de unos 10.000 años. Si no se aniquila a los Akrid, o al menos se les detiene y acorrala, devorarán toda materia orgánica de la Galaxia.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.