Wiki Historia de un Imperio
Advertisement
Wiki Historia de un Imperio

Khârn, el Traidor sobre una pila de cadáveres en Skhalathrax.

Para cuando la Herejía de Hurtell llegó a su fin oficialmente, las Legiones Traidoras que siguieron a Hurtell Ésvero se retiraron al Mirador Infernal; exceptuando la Legión Hydra. Allí se produjo una seria de enfrentamientos que tiraron por los suelos el sueño de cohesión que Hurtell tenía en mente para derrocar al Imperio de 7ima Columna.

Hurtell murió en el Palacio Imperial, lugar donde nació, y Abbadon, el Saqueador tomó el mando de toda la flota de la Legión Traidora de los Taurinos del Inframundo.

Inicio de las Guerras

Todo comenzó cuando a los Garra del Halcón se les fueron acabando las reservas de esclavos que secuestraron en Haackunck y otros mundos por los que pasaron mientras huían al Mirador Infernal.

Halconún y sus pervertidos y hedonistas Garra del Halcón asaltaron a otras Legiones, en especial los Devoradores de Almas, para conseguir todos los esclavos posibles; incluso para capturar como rehenes a toda la Legión.

Esto desembocó en la Batalla de Skhalathrax.

Batalla de Skhalathrax

Skhalathrax era un Mundo Demoníaco ubicado en las entrañas del Mirador Infernal.

Los Garra del Halcón, en su apasionada búsqueda de la perfección, asaltaron a la Legión de los Devoradores de Almas tras esta última reunirse en Skhalathrax. El ataque duró días.

Fue en una de las gélidas noches del demoníaco mundo en las que comenzó todo. Khârn Plafernus, Primer Capitán de la amada Legión de Angran, montó en cólera en la noche y mató a toda la Cuarta Gran Compañía de Veteranos. Asustados por esto, el resto de la Legión hizo frente en medio de la helada oscuridad a los Garra del Halcón.

Tras la batalla, la Legión de los Devoradores de Mundos se dividió en varias partidas de guerra repletas de Bersérkers de Khorne. Los originales Devoradores de Almas, los 3.000 Veteranos que quedaban, abrazaron el culto a Tzeentch al igual que su Señor Progenitor.

En la retirada, las naves de los Garra del Halcón se arroyaron las unas a las otras. Al igual que sus naves, la Legión acabó destrozada y se dividió también en cientos de partidas de guerra que seguirían buscando el Paraíso de Slaanesh sea donde fuere que esté. Se dice que Angran mató a Halconún en la batalla, pero esta teoría se cae sola ya que años más tarde Halconún acabaría con Fúlgruto Droneo.

Fortaleza Negra

La Terminus Est, nave capital de la Legión de los Apóstoles de la Muerte, cerca del Mundo Demoníaco de Serpentia.

En la estampida hacia el Mirador Infernal, los Apóstoles de la Muerte infectaron y capturaron una importante Fortaleza Negra creada hace incontable tiempo por los Kokvashi y reacondicionada poco después de la Guerra Nórdica para satisfacer las necesidades bélicas del Imperio.

Los Taurinos del Inframundo abordaron el irreconocible interior de la Fortaleza Negra poco después de Skhalathrax, y mataron a la mayoría de putrefactos Capellanes de Plaga que había dentro de ella para quedársela.

En la batalla, la Barcaza de Batalla Taurus, de los Taurinos del Inframundo, fue arroyada por la considerablemente mayor Barcaza de Batalla clase Saqueador Terminus Est, de los Apósotoles de la Muerte.

Abbadon, el Saqueador hirió de gravedad a Calas Typhus en la Fortaleza Negra, y su flota consiguió conquistar el botín de los Apóstoles de la Muerte.

Tras la batalla, los Taurinos del Inframundo se acercaron a Serpentia, un mundo demoníaco relativamente tranquilo, para repostar.

Serpentia

En órbita, los Beta Doradus y los Pretorianos de la Palabra intentaron saquear la Fortaleza Negra, pero un intento por parte de los Apóstoles de la Muerte de intentar recuperarla acabó por salvarla de la destrucción total.

En superfície, una partida de guerra de los Garra del Halcón atacó por sorpresa a los Taurinos del Inframundo. En la batalla, Seraf Lucius se encaró a Abbadon. Lucius era un despiste para que Fabius Billis, de los Garra del Halcón, pudiera secuestrar el preciado cadáver de Hurtell Ésvero.

Fue un Capellán desconocido el desafortunado que mató a Lucius. Tras que su disparo le atravesara la cabeza y lo matara, el Capellán quedó poseído por Lucius y su cuerpo se transformó en el nuevo juguete del alma de Lucius.

Fabius, de mientras, clonó el cuerpo de Hurtell con la intención de devolverlo a la vida, pero no lo consiguió. Abbadon asaltó a Fabius y se llevó al cuerpo de Hurtell y a todos sus clones de nuevo a Serpentia, para quemarlos en una gran pira.

Tras ello, se proclamó como Señor de la Guerra del Caos, alegando que terminaría todo lo que el "estúpido y mal organizado" Hurtell no pudo terminar. A parte, hizo pintar de negro todas las armaduras de los Capellanes de la Legión y la cambió de nombre a Legión Negra.

Advertisement