FANDOM


Aviso: Este artículo trata sobre una leyenda cedida por IsmaelEdifilandia, de Wiki EdifilandiaZone, por lo que está restringido editarlo o copiarlo sin permiso.

Capítulo I - ¿Fuera de Fictiverse?

Edifilandia está situada en el Sistema Suncraft, del universo Fictiverse, que está formado por varios planetas grandes y con unas condiciones idóneas para vivir. Los habitantes de Edifilandia nunca sintieron curiosidad por explorar otros universos, pese a tener una avanzadísima tecnología que lo permitiría. Pero un día, eso cambió:

  • Centro de Actividades: Centro de Actividades de Urbedifiland llamando al departamento de sucesos extraños de la comisaría Nacional, repito, Centro de Actividades de Urbedifiland llamando al departamento de sucesos extraños de la Comisaría Nacional.
... ... ...                       ... ... ...
  • Departamento de Sucesos Extraños: Recibido. Hable, Centro de Actividades.
  • Centro de Actividades: Se ha avistado un gran objeto volador no identificado, sin matrícula y de colores marrones y rojizos en la costa norte del Cabo Bahías. El equipo de exploración de la comisaría de la capital ha ido a investigar, pero tardarán en volver.
  • Departamento de Sucesos Extraños: Muy bien, enviaremos más refuerzos especializados y volveremos a contactar con vosotros. Corto.

Tras terminar la conversación, las primeras respuestas surgieron:

  • Rey Ismael: Acabo de llegar desde Villa Finarena, pero me he enterado de que ha caído más que agua esta mañana.
  • Delegado del Centro de Actividades: ¡Oh! Muy buenos días, Rey Ismael. Sí lo que dices es cierto, ha caído un...
  • Jefe de la patrulla de Urbedifiland: O.V.N.I
  • Rey y delegado: ¿Está confirmado?
  • Rey Ismael: Si nadie ni nada de otro mundo ha llegado a Fictiverse sin enterarme, ¿Cómo ha entrado este armatoste en las costas de la capital así, de repente?
  • Equipo de Sucesos Extraños: Buenas, caballeros, os estabamos escuchando y creemos poder responder. La gravedad y la inercia ha podido traer este "armatoste", pero por el agujero que ha hecho en el suelo, el alienígena está en Suncraft. Por las letras extrañas en la chapa del O.V.N.I, no es ni siquiera de Fictiverse. Lo que nos hace pensar de que el piloto de la nave tuvo un error de cálculos, se desvió a nuestro universo y cayó por algunos de nuestros agujeros de gusano, trayéndolo cerca de Edifilandia. El tripulante se dio cuenta de su error y seguramente abandonó la nave, pero por los registros del disco de navegación del O.V.N.I, activó el salvavidas tras estar afectado por la gravedad, de modo que está en Edifilandia.
  • Rey Ismael: Guau... sois el mejor equipo de todos... Gracias por ayudarnos. Bueno, me retiro a planear algunas mejoras para los edificios, pero si hay alguna novedad, ya sabéis la dirección de mi casa en Villa Finarena.

Capítulo II - De bruces contra la existencia

En la segunda tarde tras el golpe de la nave, el Equipo de Sucesos Extraños encontró lo que sospechaban, armamento avanzado de otro universo, pero roto y oxidado. Creían que era la prueba más importante, antes de ver a un habitante de la ciudad vecina encallando su barco en el puerto de Urbedifiland y sacando al mismísimo "extranjero del espacio". Rápidamente el Equipo médico acudió, y por suerte, su organismo no era muy diferente al de los humanos de Edifilandia, por lo que podría ser curado sin problemas.

  • Equipo médico: No hay peligro de perderle, estaba bien protegido.
  • Equipo de Sucesos Extraños: Es la primera vez que pasa esto, pero sé que hay una cosa que da problemas siempre, el idioma. ¿No esperaréis que hable como nosotros, no?
  • Ironclaw: Por eso no hay problema, ¿verdad, Ismael?
  • Rey Ismael: Exacto, creo que alguien olvidó que Edifilandia pertenece a Fictiverse, el único lugar que tiene Pokémon, así que sólo tendremos que dejar que Ironclaw, mi Lucario, vaya traduciendo mediante telepatía lo que este tipo diga. Por cierto, creo que casi toda la plantilla del hospital está renovada, por lo que no lo conocéis.
  • Equipo médico: ¡Pues claro que lo conocemos! Todos hemos escuchado los desgarradores combates que has librado con él.
  • Ironclaw: Creo que sí que me conocían, ¡Ja ja ja ja! Oh, vaya, creo que alguien se está despertando...
  • Todos a la vez: (dándose la vuelta) ¡¡Empieza a traducir!!
  • ? ? ?: Eh... mmm... Sa...saludos. ¿Quiénes sóis?
  • Rey Ismael: ¡Hola! Soy Ismael, el joven rey de Edifilandia. Ellos son los doctores y los que analizan todos los sucesos rarísimos de este mundo, el Equipo médico y el Equipo de Sucesos Extraños.
  • Ambos equipos: ¡Bienvenido!
  • Marc-231: (reverencia a Ismael) Soy Marc-231, un Spartan de la UNSC.
  • Rey Ismael a Ironclaw: (telepatía) Lo suponía, no conoce ni el lugar ni a nosotros. Un paso en falso nos pondría en el punto de mira de su artillería... Debemos mantener la calma... Lo primero será enseñale la cruda realidad de que se va a quedar aquí hasta que no reparemos su nave.
  • Rey Ismael: Bueno, Marc-231, según nuestras investigaciones, estás aquí por error, ¿no?
  • Marc-231: Sí, no he visto ningún libro que hable de vos, ni de su planeta, ni de sus batallas.
  • Rey Ismael: Verás, nosotros no nos dedicamos al comercio intergaláctico y tampoco a las batallas, por la simple razón de que estamos demasiado avanzados como para permitir que otras razas destruyan nuestro lugar de existencia.
  • Marc-231: ¿Y qué es esa criatura? No son de su misma raza, por lo que han tenido que traerlas de otro lugar, ¿cierto?
  • Rey Ismael: Son Pokémon, unas criaturas natales de nuestro universo, por lo que son de aquí.
  • Ironclaw: Exacto, somos criaturas que convivimos y protegemos a los humanos de Edifilandia.
  • Marc-231: ¿Humanos? Acabo de volver de Terra, ¿no me comunicaron esto? Vaya, y creía que estaban protegidos, junto a su planeta, en los mundos colindantes a la Vía Láctea.
  • Rey Ismael: Creo que ellos tampoco nos conocen por lo que no tienen culpa. Y según lo que dices hay más planetas natales de humanos, por lo que eso me lleva a una conclusión.
  • Todos: ¿Cuál es?
  • Rey Ismael y Equipo Sucesos Extraños: La posibilidad de que no estemos en un mismo plano.
  • Rey Ismael: Pero por suerte o por desgracia, un agujero negro de alta potencia podría alterar los límites de esos planos y hacer un "pasadizo" hasta aquí.

Capítulo III - Al filo de la pizarra

Tras explicarle a Marc-231 todo lo que sabían, se enfureció, por lo que lo tuvieron qe adormecer y trasladar a unas residenciales del White Snake, uno del los edificios más altos de Urbedifiland. A la mañana siguiente todavía no se lo creía... y mucho más le costó entender la paz que se podía respirar incluso en los bluevares más bulliciosos de la capital, ya que estaba acostumbrado a apenarse por ver cómo muchos de sus compañeros eran atacados y asesinados por razas enemigas. Si no recordaba mal, no venía solo, ya que volvía en el Annunaki junto al Pelotón Ragnarok y su equipo, el Equipo Beta, de resolver algunos conflictos en Terra.

  • Ironclaw e Ismael (telepatía): ¡Marc! ¡Tenemos noticias sobre tus acompañantes!
  • Marc-231: ¿Qué pasa? ¿Dónde están? ¿Hay supervivientes?
  • Ismael: Parte por parte. El Equipo de Sucesos Extraños te guiará hasta la zona. Y sobre los tripulantes no tienes que preocuparte, la gravedad de este planeta es un poco más suave de lo normal y todos están bien, exceptuando algunos casos peores de heridas algo profundas.
  • Marc-231: ¡Rápido! ¡Guiadme hasta ellos!
... ... ...                       ... ... ...
  • Equipo S.E (telepatía): Aquí están los tripulantes. Gracias a las traducciones de Ironclaw hemos averiguado que usted es el capitán de una tal... ¿Annuki? ¡Annunaki! Hemos enviado toda esa nave al Puerto Tecnológico de Poli, así que no tardaremos en averiguar la forma de repararla.
  • Marc-231: Mi Imperio os agradece tal comportamiento. (Se dirige a su equipo) ¿Estáis todos bien?
  • Steven-546: Una pequeña rotura del ligamento superior de la clavícula, pero todo bien. Dav tiene sus rodilleras rotas, pero Yuno-177 está trabajando en ellas. En cuanto al resto del equipo y el Pelotón, están siendo atendidos por el equipo médico de a bordo y los doctores de Edifilandia.
  • Ismael (telepatía con Ironclaw): No entiendo como un kilómetro de nave se ha estrellado y todos están bien. Tenemos que estudiar a fondo el vehículo y usarlo para trasladarlos de nuevo a su origen. De momento volverán al White Snake y les explicaré a los habitantes la situación.
  • Ironclaw (responde): ¿Lo dices en serio? ¿Qué te propones, decir hola Edifilandia, unos visitentes del espacio desconocidos han caído del cielo porque sí?
  • Ismael (responde): Pues no es mala idea. De momento, tengo curiosidad por su arquitectura... ¿Y si probamos a ir a su Imperio, como ellos dicen?

Capítulo IV - Hydor y Edifilandia

Tras un mes de pruebas, visitas a las ciudades de Edifilandia y entrenamientos, el Equipo Beta y el Pelotón Ragnarok se recuperó y su nave ya estaba reconstruyéndose. Pero no quedaba ahí. En secreto, Ismael y el Puerto Tecnológico de Poli desarrollaron una nave idéntica, pero con armamento escaso y bastante más pequeña. Y por si todo no pareciera ir mejor, Marc-231, el Gran Centro de Actividades y Ironclaw encontraron una forma de volver a un planeta (Hydor) de su universo: disparar un motor de anti-materia en un agujero de gusano artificial. ¿Cómo acabará esto?

  • Ismael: ¿Listos para iros?
  • Equipo Beta: Sí. Gracias por la estancia. Ojalá volvamos a vernos, su tecnología y la nuestra serían devastadoras en nuestras guerras.
  • Ismael: No somos muy de peleas a muerte, pero puede que nos veamos más...
  • Marc-231: ¿A que te refieres?
  • Ironclaw: ¡A nada! ¡No le hagáis caso, suele ser así!
... ... ...                       ... ... ...
Montados en la nave, no saben que Ismael y 200 ingenieros y médicos le seguían con un dispositivo especial. El motor de anti-materia explotó en el vacío del espacio y creó un portal hacia Hydor. Ambas naves cayeron en Nueva Europea, pero con un diferencial de 100 kilómetros.
  • Ismael: ¡¡Frenad!!
... ... ...                       ... ... ...
  • Ismael: Hemos llegado bien, pero se nota la gravedad. Según la nave, este mundo es casi igual que el nuestro, pero un poco más contaminado.
  • Equipo de Ingenieros: Podremos respirar y, con estas zapatillas especiales, podremos andar con menos dificultad.
  • Equipo de Médicos: Y gracias a Marc-231, hemos mejorado algunos sueros experimentales, ya que su organismo es más potente que el nuestro.

Por suerte, el impacto se produjo en uno de los pocos lugares desiertos del bullicioso Hydor.

  • Ismael: Muy bien. Ahora que estamos todos aquí, me gustaría contaros lo que he venido a hacer. Quiero que Hydor sea una fuerte aliada de Edifilandia.
  • Ironclaw: Es sorprendente lo que dice este tío, pero tanto tiempo acompañándole hace que no me sorprenda nada de lo que dice...

Pero cuando creyeron que su llegada no la vió nadie, llegó una patrulla de aquel lugar.

  • Ismael: Y la historia al revés... ¿Sabes lo que toca?
"Ismael pulsa el Mega-Reloj"
  • Ismael: ¡¡Puño Bala y huyamos!!
¡Paf!... ¡Pong!... ¡Buf!
  • Ironclaw: Ya están todos en el suelo, pero ese mareo no parece que les durará mucho, ¡a volar!
... ... ...                       ... ... ...

La nave consiguió despegar, pero les persiguieron. Les faltó poco para llegar a salvarse de una buena, pero les golpearon. Ismael, al evitar que Ironclaw cayera por una ventana rota, cayó de la nave, y pese al equipamiento que llevaba, no pudo saberse nada de él...

Capítulo V - Un recuerdo después

Nada volvió a ser normal tras la supuesta muerte de Ismael. Todos entristecieron, sus amigos y familiares mucho más... Pero si a alguien le afectó de veras, ese fue Ironclaw. Se encerró junto a una estatuilla de Ismael en el desierto, y no paró de lamentarse durante mucho tiempo. Se cuenta que su aura estaba tan llena de dolor, que ese era su único alimento. Por otro lado, en Hydor se contaba una historia, la del espectro de la humanidad. Trataba de Edifilandia, como Marc-231 y su pelotón descubrieron que los humanos no estaban tan extintos como parecía, y como incluso una vez llegaron a Hydor... Pero esta es otra historia. No penséis que este capítulo se desarrolla en Edifilandia, ni en Hydor, se sitúa en la mismísima Tierra, donde la ingenua civilización allí asentada no se espera nada de lo que ocurrirá a artir de ahora.

  • Diario de Merche:

Era un mes cualquiera de 2002, mi hijo Ismael se desmayó. Me asusté mucho y llamé a la ambulancia. Fue un desmayo espontáneo, según los médicos del hospital. Cuando volvió en sí, fue cambiando poco a poco, una madre se da cuenta de esas cosas, ¿sabes?. De ser un revoltoso niño de 3 años, que empezó el colegio infantil, pasó a ser un poco más relajado. Me sorprendió lo inteligente que puede ser un chico de su edad, cuando yo iba al colegio no se hacían tantas cosas.

  • Diario de Ismael:

Día X del Y del 2012: Últimamente me imagino cómo sería vivir en mi mundo del juego "Minecraft", Edifilandia. ¿Será que paso demasiado tiempo en el ordenador? De hecho mi maestra de Lengua adora mis relatos que hago basándome en mi mundo, que se los entrego cada vez que pide un texto narrativo. 

Día Z del A del 2013: He soñado con mi mundo y además con un Lucario. Curiosamente es mi Pokémon favorito y lo uso mucho en mi partida de Pokémon. El otro día le puse un apodo que se me vino a la mente, Ironclaw.

Día Q del P de 2014: No sé que le pasa a mi ordenador, mi presentación de Inglés no va, espero no tenerla que hacer otra vez, que es para mañana.

Día siguiente de Q: Al final me salió bien la presentación y acabo de sentarme en mi silla, pero cuando desconecté el Pen Drive vi como la pantalla se puso oscura por unos segundos... ¿Qué es eso, fuego? ¡La pantalla está hechando humo, soy a tener que dejar d...

  • Amigos: ¡Ismael! Venga ya, no te quedes ahí mirando la pizarra, ¡que nos quemamos!
  • Ismael: Id vosotros, yo tengo que coger una cosa.
  • Amigos: ¿Estás mal? Te esperamos en el pasillo de al lado, rápido.
  • Ismael a sí mismo: ¿Qué es eso? La pizarra parece mas clara en vez de chamuscarse, ¿¡pero qué, no me puedo mover!? Venga ya... Oh oh...
  • Ismael: ¡AHHHHHH!
CONTINUARÁ
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.