FANDOM



Pacific-rim-whysoblu-1


Desde que me enteré de la Guerra 7ima Columna-Neónido, quise saber qué había en el espacio. Estudié y me encontre documentos de más de 1.000 años de anitgüedad que relataban una guerra enorme, en el planeta natal de mi família. Soy un humano, pero hace casi 200 años mi família se mudó a Sangheilios. Me preguntaba cómo era la vida en el espacio, y cómo eran sus razas.

Esperaba la llegada de alguna especie, alguna que pudiese llegar desde su mundo al mío. 

Pero resulta estaba mirando en dirección equívoca.

En el océano principal de Sangheilios estaba abierta una brecha espaciotemporal, que no pudo ser cerrada en su momento. Esta brecha se dilató mucho con el tiempo, y no pudo hacerse nada para evitar su abertura.

Tenía 15 años cuando el primer Kibr’a apareció. Era de nivel 1... según su tamaño y peso. Tras casi 6 días de incesante bombardeo, y la destrucción de 3 ciudades a lo largo de 129 kilómetros, nombre en clave Typhun fue derrotado. Monumentos a los caídos, reconstruirlo todo y seguir para adelante.

6 meses después...

Un nuevo Kibr’a apareció. Era de nivel 1, pero era mucho más duro de roer.

Luego apareció un segundo, un tercero, un cuarto, un quinto... y nos dimos cuenta de que ésto no iba a parar.

La intervención del Adeptus Neptunis no hizo nada, pues eran colosales bestias de más de 100 metros de alto. 7ima Columna se puso seria con este asunto, pues Sangheilios era un punto clave estratégicamente. De hecho, era la cuna del Imperio, pese que su sede era Haackunck.

Los colosos más bestiales de 7ima Columna eran los Andadores de Línea Dawnwar, pertenecientes a las Legio Titanicus. De media, cada uno medía casi 150 metros. El Dawnwar más fríamente famoso de todos era el Dawnwar clase Ironfist ‘’Jeager War’’: había defendido Tallarn II de todo incursor Neónido durante 13 años... 13 años largos años. Pero los andadores Neónido eran mariposas revoloteando comparados con los Kibr’a.

La Legio Mortis, una de las inumerables Legio Titanicus, intervino con tres Andadores Ligeros de Línea Reaven. Nombre en clave ‘’Rarbramun’’, de nivel 3, fue derrotado en Hyperiuss. No todo acabo allí, pues sus hermanos de nivel 4 ‘’Leatherbakc’’ y ‘’Shiva’’ destrozaron a los tres Reaven. 7ima Columna ordenó a la Legio Ybroun presentar un Dawnwar de clase Crimson: ‘’Striker Eureka’’.

Striker Eureka derrotó a Leatherback, pero no pudo contra Shiva. Para ese entonces, ya me habían reclutado. Mi hermano y yo nunca destacamos en nada: no eramos los mejores en clase, no eramos los mejores haciendo deporte; pero sí eramos buenos manteniendo el ritmo en una pelea: eramos compatibles neurológicamente. Nos pusieron a cargo del ‘’Flaming Apocalypse’’, un clase Wordbearer, y nos mandaron terminar con Shiva. Shiva aún estaba presente en Hyperiuss, y de hecho volaba.

Pero bueno, esta historia no se centra en mí. Fui, junto a mi hermano, otro héroe más de Sangheilios; pero los que más ayudaron fueron los miembros de la tripulación del UNSC Annunaki. Los dos únicos miembros capaces de pilotar un Dawnwar a la primera fueron el Comandante Marc, que pese que era Almirante Mayor seguían llamándole Marc, y Thail; una kuartiana que se había convertido, al igual que toda la tripulación de ese aparentemente simple crucero pesado Harrier, en una leyenda viva por haber derrotado a los Desgarradores. Los Kibr'a son como moscas comparados con esos monstruos.

Conocí personalmente a ambos, y fue una experiencia inolvidable. Era sorprendente, pues pese a los casi 70 años de vida, el comandante Marc tenía la agilidad de un Spartan de 20 años. Ambos formaban una estable pareja, sin discusiones ni nada por el estilo. Y, esta, es su contribución.

Capítulo I - El centelleante océano

_EN OBRAS_

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.