FANDOM


Mundo Artificial

Caballeros Astrales batallando en el Mundomáquina de Thrax.

En Haackunck residen los restos mortales de la Barcaza de Batalla Tempestus. Rodeándola, setecientas ochenta y dos estatuas de alabastro vigilando silenciosamente los restos del valiente Capítulo de los Caballeros Astrales. Más allá de los restos, una veintena de guardianes patrullan en búsqueda de cualquier ofensa. Son Capellanes, hermanos de batalla que muestran de esta manera el respeto a los caídos.

Cuando la Guerra de los Desgarradores parecía terminar en victoria para el Enemigo, la aparición del Mundomáquina en el Sistema estelar Thrax cogió completamente desprevenido al Imperio. Realmente, no se sabe si el origen de esta colosal nave es de los Desgarradores o no.

Sea cual fuere el origen del sobrecogedor Mundomáquina, cuando tres de los siete mundos de Thrax cayeron víctimas de las andanadas láser que salían de sus ciclópeas defensas, lo que importó fue borrar la nave de la Existencia.

Quince Capítulos del Adeptus Neptunis se presentaron voluntarios, entre los cuales los Lamentadores y los Caballeros Astrales estaban presentes.

Quince agonizantes días de batalla en los que se probó de todo no dejaron mella en el Mundomáquina. Cápsulas de Desembarco y demás métodos de inserción orbital fueron experimentados, pero todos acabaron en la muerte de los asignados a estas peligrosas tareas. Y, tras la pérdidad de dos escuadras enteras de Exterminadores de los Confesores de Titanio, se prohibió también volver a usar los teleportadores.

No parecía haber manera de derrotar a esta gargantuesca edificación, aquéllos que lo intentaron murieron en el acto.

Pero a Ollianus Pius, Señor del Capítulo de los Caballeros Astrales, se le ocurrió una táctica: Usar la Barcaza de Batalla para introducirse en el Mundomáquina.

Todo el Capítulo avanzó estoicamente por las kilométricas galerías y salas del mundomáquina. Mil Capellanes hacían retroceder a cientos de hordas compuestas por miles, y miles, y miles de enemigos.

Muchos perecieron en el acto. La mayoría lo hacía mientras bloqueaba el paso a los Desgarradores para que sus hermanos de batalla consiguieran seguir adelante. No fue una tarea que se pueda decir sencilla. Otros Capellanes se quedaban atrás en algunos de los tiroteos más grandes acaecidos en el interior del Mundomáquina.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.