FANDOM


Puños Imperiales

III Legión

Primera Fundación
Antes de la Herejía Tras la Herejía
Impfistslogo
Impfistslogo
Detalles
Señor Porgenitor Rogal Dorn. Señor actual Desconocido.
Planeta Natal Terra. Planeta Natal Estación Espacial Móvil Phalanx.
Fortaleza-Monasterio Phalanx. Fortaleza-Monasterio Phalanx.
Lealtad Emperador. Lealtad Emperador.
Especialidad Asedios y guerras de desgaste. Especialidad Asedios y guerras de desgaste.
Nombre anterior Puños Imperiales.
Grito de Guerra ¡El Emperador nos comanda, Dorn nos guía, el Honor nos proteje!. Grito de Guerra ¡El Emperador nos comanda, Dorn nos guía, el Honor nos proteje!.
Esquema Preherejía Esquema Postherejía
Legiónpuñoimperial Legiónpuñoimperial
Los Puños Imperiales, nacidos a partir del genoma de Rogal Dorn, son una de las más poderosas Legiones del Adeptus Neptunis. Fueron un punto clave en la colonización de nuevos mundos, pues ayudaron a anexar antiguos planetas y viejas colonias al nuevo Imperio.

Eran muy buenos haciendo guerras de asedio, siendo superados por Terrus Mégnicus y sus Martillos de Terra. Los Puños Imperiales también eran buenos haciendo guerras urbanas, compitiendo con Bárbarus y sus Beta Doradus.

Durante la Herejía de Hurtell, tomaron un papel muy importante en el bando leal. Mantuvieron unido al Imperio durante y después de la Herejía, aniquilando a cualquier traidor que se les pasase por el camino.

Historia

Recibiendo un misterioso primer honor, Roma, al comienzo exacto de su existencia, los Puños Imperiales comenzaron a almancenar grandes cantidades de logros, honores y condecoraciones. Siendo así la Legión que más rápido se reencontró con su Señor Progenitor, Rogal Dorn, ambos crecieron juntos adaptándose a las leyes Imperiales.

Rogal Dorn no era un visionario como su hermano Sanguinium, pero las propuestas que decía eran convincentes, sin lugar a dudas. Su Legión golpeaba como una maza a los enemigos, mientras que su Señor Progenitor miraba el avanze.

Una vez todas las Legiones fueron encontradas, el experimento de Fúlgruto Droneo y Terrus Mégnicus se puso en acción: El Codex Neptunis dio origen a 3 Capítulos Sucesores de los Puños Imperiales: los Templarios Oscuros, la Guardia Carmesí y los Exorciadores. Posteriormente se crearon otros Capítulos, como los Puños Disruptores, los Caballeros de Hierro, los Puños de Dorn y los Paladines de la Escarcha, que ayudaron en el frente a los Puños Imperiales.

Guerra de los Desgarradores

Una vez consolidada la Legión, la Phalanx y un gran grupo de batalla se dirigió a Terra para exhibir su flota ante todo el Imperio. Pocos segundos después de la llegada de la Flota, una enorme amenaza aterrizó en Marte: los Desgarradores. El Ángel del Escarmiento, un Crucero de batalla clase Armageddon, escoltó junto a la UNSC Callisto al nuevo UNSC Annunaki a Terra para evacuar a Marc-231, Vakurus Doent y Tharrus Vakarian del planeta de origen de la humanidad.

La flota de los Puños se retiró al Palacio Imperial junto a los Martillos de Terra, y luego hicieron escala a la Ciudadela. Allí, todos los Señores Progenitores planearon una estrategia; y Rogal Dorn, junto a Halconún, puso rumbo de nuevo a Terra.

Intento por recuperar la Sagrada Terra

Un Batallón de los Amos de la Muerte se dirigió hacia Terra como refuerzo extra. Al mando estaban Konrad Kurze y Hestheg Rarn. Justo en aquél momento, el UNSC Annunaki intentó llegar a Terra.

Dorn se encontraba en ese momento en la ciudad de Vancouver, Canadá, luchando contra un Desgarrador clase Soberano. Junto a él estaba Demetrius Gideon, el ex-Capitán de la Primera Gran Compañía de Veteranos de los Puños Imperiales, que ahora era el Primer Gran Mariscal de los Templarios Oscuros.

Los Puños siguieron haciendo ataques incisivos, destacando el intento por recuperar armamento en Ío, el satélite natural de Júpiter:

Una aplastante fuerza de los Desgarradores se sumó a la invasión original. Cuantos más se mataban, más aparecían. En la órbita de Júpiter, los Caballeros Solares, los Reivindicadores, los Garra del Halcón y los Puños Imperiales hicieron un costoso esfuerzo para liberar la volcánica luna de Ío. 

IF Astartes MkVI Armour

Puños Imperiales luchando en Ío.

Cientos de Capellanes murieron en el descenso. Los Reivindicadores se vieron forzados a retirarse a su mundo natal, la mismísima Haackunck. Mientras tanto, las dos Legiones y el Capítulo de orígenes inciertos se esforzaron para llegar hasta la base central, donde reposaban varios cientos de cabezas magnetonucleares de más de 500.000 megatones cada una.

Los Caballeros Solares recibieron una puñalada por la espalda, pues los Desgarradores se adentraron en la sobrecogedora atmósfera de Titán, el satélite natural de Saturno, y comenzaron a asediar su Fortaleza-Monasterio. Así pues, a regañadientes, los Caballeros acudieron a su mundo natal y se perdieron la aplastante victoria.

Una vez los Caballeros se fueron, los Puños llegaron a la base; escoltando a los Garra del Halcón para que ellos limpiaran la base y evacuaran el tan valioso armamento. 

Las murallas improvisadas se estremecían ante cada oleada. Poco más podían aguantar. Pero un rayo de esperanza les iluminó: Las bombas estaban intactas y listas para la evacuación. Los Puños, maltrechos y heridos, se retiraron a la órbita de Ganímedes para lamerse las heridas.

Pero un Soberano destrozó sin piedad una de las naves que cargaba varias de esas bombas (15 en concreto), y la explosión destrozó a casi toda la flota de los Garra del Halcón. Con obligación, se retiraron a Chemos lo antes posible. 

Aun así, la mayoría de las bombas fueron evacuadas con éxito.

Poco después, los Desgarradores centraron su mirada en los Puños Imperiales, y estos se vieron arrinconados en Mercurio.

Esta vez estaban solos, nadie podría salvarles. Si retrocedían aun más, acabarían fusionándose en la superfície del Sol. Y si avanzaban, acabarían por lanzarse a las fauces de todos esos desgarradores hambrientos. Así pues, la mitad de la Legión se vio encerrada en el primer planeta del Sistema Solar sin salida. La otra mitad estaba luchando en Terra.

Por suerte, los Apóstoles de la Muerte intervinieron, salvando a la malherida Legión de una muerte segura. Ambas Legiones se retiraron: los Apóstoles a Narblane y los Puños a la Ciudadela.

Aun así, Rogal Dorn seguía en Terra junto a los Templarios Oscuros, Martillos de Terra, Devoradores de Almas, Puños Disruptores y Amos de la Muerte. El Señor Progenitor de los Puños Imperiales consiguió escapar.

Masacre del Golfo de Damocles

Puños Imperiales Rrannok

Puños Imperiales batallando en la superfície de Rrannok.

Una basta puerta de entrada al Cúmulo Alejado, uno de los mayores Sectores de la galaxia, es el Golfo de Damocles. Un Golfo Estelar es una zona de baja densidad estelar, como por ejemplo el espacio entre brazos galácticos.

Los Desgarradores intentaron llegar a Rrannok, el mundo natal de los Kuartians, y los Puños Imperiales ayudaron en la defensa de los kuartians. Y no estaban solos, pues varias flotas del Imperio de 7ima Columna y varios Cuerpos de Batalla Estelar Sephyno, acompañados de la ayuda de los Legionarios del Emperador, los Beta Doradus y de los Golpeadores, se unieron al conflicto.

Terrus Mégnicus y Rogal Dorn estuvieron semanas enteras sin descansar planeando el plan perfecto, basándose en la insumestimable estrategia de Horus O'lvet de los Paladines de la Escarcha.

Terrus decidió destinar 3 Batallones de los Martillos de Terra junto a las fuerzas aliadas. Cuando llegaron, con la Barcaza de Batalla Justicia Férrea al frente, la defensa espacial había sido devastada; aparentemente con facilidad, por los Desgarradores.

Algo que aterró a toda la galaxia es el espercimiento de un virus con el fin de re-re-reprogramar a los Pressien y hacerlos leales a la causa de los Acechadores Renegados, que querían probar su experimento en Rrannok.

El propio Dorn descendió sobre el mundo de origen de los Kuartians para encontrarse con una civilización avanzada que había sido puesta de rodillas por los Desgarradores. Esta vez la recuperación sería más costosa.

Allí, la tripulación del UNSC Annunaki perdió a Legión, que cometió el fatal error de conectarse a la red neural para recibir información de las actividades Pressien y acabó siendo reprogramado para atacar a Marc-231, Thail'Nroman y Rogal Dorn; por aquél entonces juntos.

La Venganza

Imperial Fists Battling Tyranids

Puños Imperiales combatiendo horda tras horda en el Palacio Imperial.

Más de 600.000 Capellanes se desplegaron en el Palacio Imperial hacia el 2.557, a finales de la Guerra de los Desgarradores. Por ese momento los Puños Imperiales de Rogal Dorn estaban limpiando la galaxia de Acechadores Renegados junto a los Heraldos Azules, Ángeles Ilusorios, Reptilianos y Sumerios Modernos

Las 5 Legiones acudieron sin pensárselo al Palacio Imperial cuando se enteraron del genocidio que se cometió en contra de los Redentores Sanguinarios, que pasaron de tener más de 67.000 Capellanes a tener menos de los estándares de un Capítulo Codex y se replegaron lo más rápido posible al Palacio, perdiendo algunas decenas de soldados en el intento.

Aun así, cuando llegaron; resultó que los Martillos de Terra habían corrido una suerte similar: La poderosa Legión de Terrus Mégnicus casi se desvanece en el conflicto, de no ser por la rápida intervención de los Sumerios Modernos y Ángeles Ilusorios. Los Heraldos Azules llevaron a los supervivientes a la fortaleza Imperial, mientras que los Puños Imperiales y los Reptilianos se unían a la segunda oleada compuesta por 300 Capítulos del Adeptus Neptunis, una colección de más de 350.000 guerreros dispuestos a perder la vida en nombre del Emperador.

A las dos Legiones se les sumaron los innumerables guerreros de los 300 Capítulos y las Legiones que se encontraban en un estado relativamente bueno (Sumerios Modernos, Heraldos Azules, Ángeles del Blarg, Ángeles Ilusorios y Legionarios del Emperador), y la muralla de disparos de todas las armas de las que disponían obligó a retirarse a los Desgarradores.

Los vehículos de tierra que no disponían de armas pesadas hicieron ataques suicidas, arrollando a decenas de enemigos antes de explotar en la marea negra. Los aéreos que estaban igual de ligeramente equipados, se usaron como misiles tripulados para probocar el mayor daño posible en el Enemigo.

Algunas baterías de disparo de artillería del Palacio Imperial explotaron por el sobrecalentamiento. Pero la muralla se mantuvo intacta durante las 5 semanas que duró el asedio posterior.

Los Puños Imperiales apenas sufrieron bajas, y el Palacio Imperial se puso a salvo.

Última Batalla

La fuerza original de los Puños Imperiales de 45.000 Capellanes se vio reducida en 20.000 a finales de la Guerra de los Desgarradores, y este número a su vez aumentó 3.000 gracias a los nuevos miembros de la Legión.

Así pues, la majestuosa Phalanx, con enormes galerías de kilómetros de largo donde se exponían los cientos de galardones de la Legión, encabezó el segmento Phalanx, compuesto por todas las naves del Adeptus Neptunis y todos los Capítulos supervivientes, junto a las Legiones; exceptuando los Martillos de Terra y los Redentores Sanguinarios; que estaban demasiado tocados como para luchar.

Los Puños Imperiales encabezaron el contraataque en la irreconocible superfície de lo que antes era la ciudad de Moscú junto a cientos de miles de otros soldados, que resistieron horas hasta que Marc-231 consiguió activar el Obstructor y eliminar a todos los Desgarradores de una vez por todas.

Así pues, se dio por finalizada una cruenta guerra de casi 18 años en la que todo estuvo en peligro; y en la que incontables veces parecía que la Existencia se desmoronaba sobre todos.

La Post-Guerra

Los Puños Imperiales ayudaron mucho mantiendo unido al Imperio y a la galaxia mientras se reconstruía. Pero hubo algunos roces que fueron imposible evitarlos:

Refriega de Thoressia

Thoressia, anteriormente un mundo Thoriax, quedó deshabitado cuando los Desgarradores lo invadieron; transformándose en un lugar totalmente irreconocible.

Una facción de piratas Eldar consiguió reactivar a los Seph Autómata que no pudieron volverse a activar en el momento de mayor necesidad, y aprovecharon para llamar la atención al Imperio: Lanzaron ataques directos a todas las naves que pasaban por la zona.

Un pequeño contingente de los Legionarios del Emperador, Martillos de Terra, Artífices Resurrectos, Sables Dorados, Paladines de la Escarcha, Guadañas Carroñeras, Garra del Halcón, Taurinos del Inframundo, Reivindicadores, Confesores de Titanio y Puños Imperiales (1 escuadra por Capítulo/Legión, no mucho), acompañados por una fuerza de combate del Adepta Indignatio, hicieron frente a los piratas y a su séquito en las improvisadas bases de la superfície de Thoressia.

Hubo un momento en el que la Escuadra de Exterminadores de los Guadañas Carroñeras, la Escuadra Táctica de los Puños Imperiales y una escuadra improvisada de los otros Capítulos y Legiones se enfrentaron a un gran contingente de piratas Eldar, y en la batalla el Bibliotecario Jefe de los Guadañas Carroñeras resultó herido de gravedad.

Por suerte, la Hermandad de la Crux Imperium del Adepta Indignatio acudio al rescate de las tropas de sus hermanos mayores; el Adeptus Neptunis.

El conflicto fue sencillo, y resultó en una victoria rápida para el Imperio.

Naves conocidas

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.