FANDOM


Redentores Sanguinarios

VII Legión

Primera Fundación
Antes de la Herejía Tras la Herejía
Redentores Sanguinarios logo
Redentores Sanguinarios logo
Detalles
Señor Porgenitor Sanguinium. Señor actual Desconocido.
Planeta Natal Balaalar. Planeta Natal Balaalar.
Fortaleza-Monasterio Torre de Amareo. Fortaleza-Monasterio Torre de Amareo.
Lealtad Emperador. Lealtad Emperador.
Especialidad Ataques de asalto. Especialidad Ataques de asalto.
Nombre anterior Redentores Sanguinarios.
Grito de Guerra ¡Por la sangre de Sanguinium!. Grito de Guerra ¡La sangre de nuestros adeptos forjará nuestro destino!.
Esquema Preherejía Esquema Postherejía
Redentores Sanguinarios esquema Redentores Sanguinarios esquema
La VII Legión del Adeptus Neptunis, que recibe el nombre de Redentores Sanguinarios, son los amados hijos del Señor Progenitor Sanguinium.

A lo largo de su historia, los Redentores Sanguinarios debieron aguantar muchas batallas, hasta que la última gota de sangre de toda la Legión fue derramada.

Historia

Cuando Vakjala I`Kusovai creo a los Señores Progenitores en el Palacio Imperial, designó a unos con una semilla genética mucho superior. Esos fueron los Redentores Sanguinarios de la VII Legión, que estaban destinados a ser la vanguardia del Imperio de 7ima Columna durante millones de años.

Si tuviéramos que resumir en una frase la historia de los Redentores, sería sin duda vive rápido, golpea fuerte, muere joven y deja un bonito cadáver.

Guerra de los Desgarradores

Los Redentores Sanguinarios se movilizaron completamente a mitad de la Guerra de los Desgarradores. Aun así, cuando Escarcha; el planeta natal de los Paladines de la Escarcha, fue invadido, acudieron sin pensárselo ya que los Puños Imperiales se encontraban batallando en todos los frentes.

Sangre en la Escarcha

Escarcha fue un brutal conflicto. Un hereje se unió al bando de los Desgarradores con Linhus Kennway y le pasó información de lo que su Señor del Capítulo, Horus O'lvet, estaba entretejiendo para derrotar a los Desgarradores.

Dante dirigió a la Guardia Alada y las 5 Compañías de la Muerte al combate, mientras que el Capítulo Sucesor de los Ejecutores Sangrientos se unía a la fuerza de combate de dos grandes Compañías y los Paladines de la Escarcha, lo que da un total de 3.000 Capellanes.

Aun así, seguían en inferioridad numérica. Pero, tras condenar a una gran parte del gélido mundo natal de los Paladines a un Exterminatus, los Desgarradores fueron detenidos.

Fortaleza Crisol

Hacia el 2.547, el Capítulo de los Escorpiones de Bronce arrastró junto a él a los Garras Penitentes a Pharall, un misterioso y alejado mundo imperial fuera del alcance de los Desgarradores. Los Ángeles Ilusorios, Redentores Sanguinarios y Pretorianos del Saber fueron para intentar averiguar el motivo de la desaparición de ambos Capítulos. Junto a ellos, fue el UNSC Annunaki.

Una vez en tierra, Panther Tha'Julen encabezó la exploración. Aun así, el mayor descubrimiento lo hizo Tahirl Tam, del UNSC Annunaki; al encontrar rastros psíquicos de entes del Caos. Sanguinium, que estaba a bordo de la Barcaza de Batalla Gota Sangrienta, descendió a la máxima velocidad que sus alas le permitían.

Marc-231 y Tahirl entraron en una misteriosa cueva, de donde procedían extraños sonidos. Pese a las muchas advertencias de Thail'Nroman de no adentrarse, ambos se vieron inundados de un gran poder que les arrastró a dentro.

Dentro, ambos encontraron el viejo estandarte de la primera Compañía de los Escorpiones de Bronce, que estaba tachado y contenía la estrella de ocho puntas; el símbolo del Caos. 

No cabía otra posiblidad: Los Dioses del Caos tentaron a ambos Capítulos, y los absorvieron. Aun así, cuanto más se adentraban en la cueva, Tahirl notaba menos intentos del Caos para corromperlos. 

Vakurus Doent y Sanguinium entraron en la cueva a toda prisa, y para cuando llegaron se encontraron a Marc y Tahirl arrinconados por varios Capellanes que, según Vakurus, habían sido tocados por el Caos. Vakurus los mató con Devoracaos, y escuchó la agonizante llamada de un Gran Demonio del Caos Absoluto.

Madidus Tactical Squad

La Escuadra Táctica Malcador entrando en la cueva.

Los 4 se adentraron más, y siguieron batallando. Luego, tras intentos de sabotaje, Marc no vio más remedio que llamar a Thail para que descendiera. Abajo, Thail consiguió abrir una puerta sellada; y, acompañados de una escuadra táctica de Redentores (La Malcador), se adentraron en una inmensa cámara de piedra con un enorme foso de lava. En medio, descansaba un enorme ser con alas de murciélago al rededor suyo.

Vakurus dijo algo en Sephyno que despertó al ser. Debajo de sus alas, se encontraban dos Príncipes Demonio que alguna vez fueron los dos Señores del Capítulo de los que no se supo nada, y no abrieron fuego.

Vakurus mantuvo una discusión con los tres, y el ser; apodado Skallir, el Bestia, declaró las intenciones de los Dioses del Caos: Ayudar directamente en la destrucción de los Desgarradores. Pues, si los Desgarradores acababan con los mortales, la energía de la Disformidad se vaciaría y mataría a los Dioses del Caos.

La Legio Fistorum, parte de la enorme organización conocida como Legio Titanicus o Collegia Titanica, descendió para arrasar la superfície del planeta. Ambos Capítulos, marcados oficialmente como renegados, se unieron a la causa.

Réptilus y Lorgan destinaron 15.000 semillas genéticas cada uno a los nuevos Capítulos, que rapidamente crecieron en número. Según Rogal Dorn, esto era tan arriesgado que les podría llevar a la extinción, pero su maltrecha Legión no podía encargarse de vigilarlos.

Defensa de Balaalar

Los Desgarradores pillaron con la defensa baja a los Redentores Sanguinarios, ya que se lanzaron con las fauces abiertas a su mundo de origen. Los Legionarios del Emperador intervinieron en el conflicto, mientras que todos los Capítulos Sucesores de los Redentores y la Legión al completo se dirigía allí.

Pero les tendieron una trampa. Los Desgarradores se alejaron de la batalla cuando los refuerzos llegaron, para atacarlos sin piedad por la espalda. Panther Tha'Julen, de los Ángeles Ilusorios, envió a una Gran Compañía allí para proporcionar apoyo, pero fue masacrada en el acto.

15 Capítulos fueron masacrados, y los Redentores se vieron obligados a viajar por la galaxia en busca de un nuevo mundo ya que Balaalar acabó en las manos del Enemigo.

Los veteranos de los Ángeles Ilusorios, considerados un Capítulo a parte descendiente directo de los Ángeles; los Manos de Hierro, proporcionaron defensa a la flota de los Redentores mientras ellos vagaban por la galaxia luchando contra los Desgarradores y buscando un nuevo mundo.

La Venganza

Blood Angels Cover

Una parte importante del grueso de la Legion es acorralada en Relethis Primus, a 500 kilómetros del Palacio Imperial. En la imagen se puede ver a Abbaddon, Primer Capitán de los Redentores Sanguinarios, dirigir a su Gran Compañía al combate antes de resultar herido de muerte por el disparo de un Desgarrador clase Ejecutor.

Hacia el 2.557, los Desgarradores se lanzaron por segunda vez sobre Haackunck. Pero una enorme fuerza de defensa les plantó cara. 300 Capítulos exactos, todos aportando sus 10 Compañías (O más en algunos casos), y cuatro Legiones al completo: Legionarios del Emperador, Ángeles del Blarg, Martillos de Terra y Redentores Sanguinarios.

Las 4 Legiones conformaban el frente de contraataque, mientras que los 300 Capítulos se unieron a las defensas del Palacio Imperial. Ni cuando 28.000 años en el futuro se produzca la Herejía de Hurtell, el Imperio de 7ima Columna estará tan al borde de la extinción.

Los Redentores fueron sorprendidos desde dentro, pues a 500 kilómetros del Palacio Imperial; donde el contraataque de la primera oleada se estaba produciendo, misteriosamente varios Desgarradores de todos los tipos surgieron del suelo y arrinconaron en un agonizante círculo a los Redentores, masacrándolos sin piedad.

Un gran bombardeo se produjo. No se sabe a ciencia cierta qué produjo más daños a la Legión: Si el bombardeo, o el acorralamiento inesperado de los Desgarradores. Aun así, pese que en números rojos, los Redentores salieron del apuro. Se replegaron en las murallas del Palacio lo más rápido posible. Aun así, varias decenas de Capellane se perdieron en el intento de retirada.

La retirada es una opción estratégica. No es de cobardes asumir que te superan en número y armamento y que lo mejor es huir. Pero no dejes nada atrás: Agua, armas, bases... A cambio de su victoria, no les des nada. ~ Codex Neptunis, Volumen XXVI.

Los Redentores Sanguinarios no fueron los únicos que optaron por la retirada, pues los Martillos de Terra también fueron acorralados usando la misma táctica.

Pero cientos de señales desliespaciales inundaron los radares: 4 Legiones acudieron al rescate del Sagrado Palacio Imperial; los Reptilianos, Puños Imperiales, Ángeles Ilusorios y Heraldos Azules. Los Martillos fueron salvados rapidamente por sus hermanos Heraldos y Ángeles Ilusorios.

Los Redentores hicieron uso de su multitud de mundos de reclutamiento secundarios para disponer de refuerzos lo antes posible, pero aun así la Legión pasó a tener un papel secundario durante el resto de la Guerra de los Desgarradores al disponer de menos de 700 miembros.

Incluso el Ángel Sangriento, el Señor Progenitor de la Legión de los Redentores Sanguinarios, resultó herido de gravedad.

La Post-Guerra

Tras el heróico acto del comandante Marc-231, que no debió recibir ninguna medalla postmortis; y la total aniquilación de los Desgarradores, la galaxia era un lugar irreconocible. La Existencia no volvió a ser lo mismo que antes nunca jamás.

Los Redentores Sanguinarios estuvieron hasta el 2.570 reponiendo miembros, y gracias a la ayuda de Vakurus Doent de los Sumerios Modernos se consiguió reclutar miembros mucho más rápido que antes. Aun así, no estuvieron al cien por cien operativos hasta el 3.000.

El Imperio se fragmenta

Al cabo de varios siglos de paz, la economía de 7ima Columna se encontró con un agujero negro virtual. Todo el dinero de los recursos necesarios para mantener poblaciones fue destinado a proyectos ultrasecretos y en la creación de nuevos Capítulos del Adeptus Neptunis.

7ima Columna pasó uno de sus peores momentos. Miles de planetas reunieron naves y las lanzaron en un suicida ataque a Haackunck, pero allí estuvieron los Puños Imperiales, Redentores Sanguinarios y Beta Doradus para repelerlos.

En el año 4.000 aproximadamente, el Imperio Unido de la Séptima Columna se fragmentó totalmente, haciendo que todas las especies entraran en guerra entre ellas.

Guerra Nórdica

Redentores Sanguinarios

Redentores Sanguinarios explorando unas ruinas.

Hubo una vez en medio del caos (No confundir con el Caos) en la que el Imperio de 7ima Columna, y fue en la Guerra Nórdica; considerada la Primera Cruzada Negra. La segunda se produciría miles de años después.

Los Redentores Sanguinarios lucharon férreamente junto a los Amos de la Muerte y los Cuervos Vigías en Caliban, el objetivo de la flota de M'karh, el Impío. En medio de la batalla, una enorme Flota Enjambre de los Akrid surgió de la nada, impidiendo las comunicaciones, y aplastando a ambos bandos por igual.

Los Redentores consiguieron retenerlos mientras que los refuerzos provinientes de Gradiss y Nostram; las Legiones de los Heraldos Azules y Reptilianos se acercaban.

6º Batalla de Terra

Las dos Legiones que protegían Terra, los Puños Imperiales y los Martillos de Terra, se habían alejado de su mundo de origen para cazar a varios restos del poderoso imperio del Caos de Los Impíos. Todas las Legiones, salvo los Heraldos Azules, Ángeles del Blarg y Redentores Sanguinarios, se alejaron de la Vía Láctea junto a un total de 600 Capítulos (El 60% del Adeptus Neptunis) para dominarlo todo; ahora que la Existencia no se había terminado de recuperar ni de la Guerra de los Desgarradores ni del Colapso de la ASOAR ni de la Guerra Nórdica, que supuso la primera Cruzada Negra.

Así pues, Terra era un blanco fácil.

Los Turanic, encabezados por sus Fuerzas Caóticas Turánicas, hicieron una gran invasión en el mundo de origen de la humanidad. Su objetivo era restaurar la paz, ya que todas las especies estaban en guerra entre ellas y no había paz en el océano de estrellas.

Los Redentores Sanguinarios se vieron forzados a acudir, junto a los Ejecutores Sangrientos, Ángeles Escarlata y otras decenas de Capítulos sucesores. Pero, tras una intensa batalla en la que casi perecen los Ejecutores Sangrientos, los Turanic obligaron a todas las facciones humanas de la Existencia a luchar juntas como un único Imperio.

Así fue durante 20.000 años más, en lo que se conoció como la Era de la Humanidad: la especie humana controló a efectos prácticos toda la galaxia.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.