FANDOM


Cita inicio El honor de Padre no quedará mancillado con tu sucio propósito, Architraidor Cita final

—Sanguinium, hablando con Hurtell Ésvero en el Asedio al Palacio Imperial, en Haackunck


Sanguinium, conocido como El Alado o El Ángel Sangriento, fue uno de los 20 señores progenitores que el Emperador Vakjala I`Kusovai creó para unificar la galaxia bajo el mismo domínio.
Archivo:Sanguinium.jpg

Biografía

Sanguinium fue a parar al mundo minero de Balaalar, el cuál estaba cerca del centro galáctico. Balaalar, originalmente, sería un gran complejo minero que serviría al Imperio de 7ima Columna, pero con las tormentas disformes que probocaron los Dioses del Caos para dificultar la expansión de 7ima Columna, Balaalar quedó aislado del resto de mundos, tanto de su propio sistema estelar como del resto de la galaxia. Entonces, este suceso dio pie a una terrible guerra nuclear que devastó la aún natural superfície del planeta, trasformando todo en baldíos yelmos y páramos inhabitables. La situación fue impuesta por el Dios del Cambio, pero no pudo prevenir que el joven Sanguinium aterrizaría allí.

Tras muchos años balaarianos, lo que equivaldría a 20 años estándar del Imperio, el Emperador llegó al planeta después de recoger a Lóbulus Russ en Fenris. Allí, se encontró con el aún joven Señor Progenitor de los futuros Redentores Sanguinarios. Lo que no se sabe a ciencia cierta, como ocurre con el resto de Señores Progenitores, es del tema del cuál hablaron Padre e hijo en privado, durante 12 horas completas.

Se sabe que la nave del Emperador aterrizó en la superfície, cerca de un anfiteatro construido en el mármol de una montaña, y escuchó de primera mano lo que Sanguinium estaba escuchando. Sin interrumpir ni un momento, y pasando desapercibido, Vakjala llegó hasta detrás del Alado, y se permaneció oculto hasta que terminase. Después, ante la expectación de todos los balaariaanos presentes, Vakjala dio un toque en el hombro a Sanguinium, quien se giró y saludó cordialmente al Emperador, seguido de unas palabras, perdidas en el paso del tiempo, que convencieron al Emperador de que estaba ante uno de sus hijos perdidos.

Al llegar a Haackunck, el Emperador traspasó la recién nombrada legión de los Redentores Sanguinarios a su hijo Sanguinium.

Gran Guerra

7ima Columna necesitaba demostrar su nuevo poderío ante las demás razas, y por éso Vakjala creo a sus Señores Progenitores. Sanguinium fue muy influyente en la Gran Guerra, siendo así de los más temidos. Él y su Legión entablaron una profunda amistad con Mortarión de los Amos de la Muerte, Hurtell Ésvero de los Taurinos del InframundoLóbulus Russ de los Lobos Solitarios y Vakurus Doent de los Sumerios Modernos.
Archivo:Sanguinius by slaine69.jpg

Se especializaron en el asalto, entablando una profunda enemistad con los Devoradores de Almas de El Rey Carmesí, una Legión que vivía nunca mejor dicho de la hechicería y de la guerra.

Hurtell Ésvero fue influenciado por Lorgan para que aniquilase al Emperador, pues los Dioses del Caos así lo deseaban. En multitud de ocasiones, Hurtell mandó a Sanguinium a misiones suicidas, a las que un mortal renunciaría, pero salía ileso de todas ellas. 

La última de todas fue en el cúmulo Signus, ubicado en el centro galáctico. Era una zona que se había mantenido estancada e influenciada por algo que en ese momento Sanguinium desconocía. Hurtell mandó a Sanguinium y su Legión atacar la estrella Signus Prime, y limpiar el sistema de xenos. En realidad, lo que allí había no eran xenos, sino Demonios del Gran Demonio Kyriss, del Dios del Cambio. Pese a todas las complicaciones, Sanguinium consiguió llegar al planeta donde Kyriss tenía su fortaleza..., allí encontraron algo más: Exkalbur Gran Demonio de Khorne, el Dios de la Sangre. Sanguinium entabló combate directo contra el gran Demonio, que superaba en tamaño al Ángel Sangriento, y fue machacado. Mientras que se recuperaba a bordo de su buque insignia, Sanguinium recibió una orden de Rogal Dorn: asistir de inmediato al Palacio Imperial con el grueso de la Legión para defenderlo.

Herejía de Hurtell

En un momento en el que el Imperio era demasiado vulnerable, los traidores se alzaron iniciando la guerra civil más sangrienta y horripilante jamás documentada; y Sanguinium sabía a lo que el Imperio se enfrentaba. A diferencia de sus hermanos, Sanguinium mostró todas sus virtudes contra los herejes, más incluso de lo que ya les había demostrado cuando eran hermanos. 

Sanguinium alzó el vuelo sobre la muralla del Palacio Imperial, y sobre la pasarela de oro se encontró a Mortarión, Rogal Dorn y Lóbulus Russ hablando. Aterrizó y se unió a la charla..., y descubrió la terrible verdad que Exkalbur le comentó momentos antes de dejarle inconsciente en Signus Prime. 

Estuvo a punto de golpear y dejar inconsciente a Rogal Dorn, cuando Lóbulus Russ le detuvo. No se creía que su hermano Hurtell Ésvero había traicionado a su Padre, y juró venganza. Poco después se enteró de la muerte de Panther Tha'Julen en lo de Thanathian V, y en ese momento fue cuando Vakurus Doent llegó.

Equipamiento

Archivo:Sanguinius the light of the emperor by nekomarudyl-d55omc0.jpg
Porta la mítica Espada Santa, que fue forjada por su hermano Réptilus. Se dice que incinera todo a su paso, y que siempre arde con un fuego disforme capaz de desfigurar a la forma más perfecta de un solo toque. Su armadura es de manufacturación, con el símbolo de la Gota Sangrienta, lo que distingue a su Legión de las demás. Su armadura es de Sadus T-1 puro, sin aleaciones, y se dice que es igual o más resistente que la propia Pior Sárum.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.