FANDOM


T'y'ee K'ush'zre' Neur, conocido como Tyeer Kushneur o Tyer Corazón de Plasma, es el único Primarca declarado Traidor.

Su vida llena de tragedias y deshonras le llevaron a culpar de traidor a Nair Dsan y a un mortal duelo con Red'hesta, en el que acabó victorioso.

Biografía

Siendo de los primeros Guardianes Imperiales de la Colmena en ser "creados", Tyeer nació en algún planeta del Sector del Arrecife hace poco más de 11.000 billones de años. Se presentó voluntario para las pruebas, y resultó que sus genes Seph puros le permitieron recibir los aumentos. Fue versado en el arte de la guerra y en el de la diplomacia, y se entrenó opcionalmente en el mundo de la psíquica.

Tyeer se sintió capaz de tomar decisiones de libre albedrío erroneamente, y actuó por su cuenta. Aunque hizo verdaderas proezas en esta época de su vida, a Nair Dsan le pareció incorrecto.

Tyeer hizo de todo. Se rumorea que abrazó el culto a Tzeentch y Glann en secreto, manteniendo su corrupción psíquica oculta bajo su potente poder mental.

Cuando Nair Dsan, 5 millones de años después de que Tyeer se transformara en un Primarca, lo llamó a juicio, Tyeer expresó toda su rabia interna insultando y acusando de hereje a Nair Dsan. Tras este incidente, que le costó gran parte de su cuerpo físico; un mercenario de una especie desconocida accedió a ponerle los implantes necesarios para su recuperación.

Uno de los implantes necesarios sustituía sus dos corazones por unos generadores de energía a base de plasma, de ahí el apodo "Corazón de Plasma".

Tyeer se transformó en todo lo que su especie odiaba: Muy potente y corrupto, a parte de con una ingente cantidad de implantes que molestaban la naturaleza del cuerpo de un Seph.

Duelo con Red'hesta

Red'hesta era un guerrero honorable. Hace cosa de 24.000 millones de años, en la superficie de Haackunck; Red'hesta se topó con Tyeer Corazón de Plasma. El semirobótico cuerpo de Tyeer, cubierto de telajes que lo ocultaban; parecía moverse con naturaleza. Al igual que Red'hesta, que a diferencia de Tyeer; portaba una simple capa que le cubría la espalda y las piernas, dejando su torso al aire. Ninguno de los dos llevaba armaduras extra; su piel de piedra les defendía lo justo.

Cuando las dos guadañas cruzadas de Red y el mandoble energético de Tyeer chocaron y el duelo tanto físico como psíquico comenzó, la superficie de Haackunck tembló.

Se rumorea que el duelo duró 5 días y 5 noches completas, sin un solo descanso. Al finalizar el combate, Tyeer decapitó a Red y eliminó su alma de la Disformidad para asegurar su muerte. Y así fue como Hannto el Épico y Vakurus Doent se juntaron para acabar con este traidor.

Tyeer huyó en cuanto antes de Haackunck.

Guerra de los Mil años

Durante la infame Guerra de los Mil años, toda la galaxia se unió contra los Distäns. Hay quien afirma que fue un preludio para la llegada de los Desgarradores.

Toda la galaxia cedió ante la alianza de Nair Dsan. Se dice que Tyeer dirigió a un ejército de Neónido contra la Armada Precursora con el fin de destrozarla definitivamente durante la Guerra de los Mil años. Pero que no lo consiguió.

Se desconocen las acciones de Tyeer durante la Guerra de los Mil años.

Guerra de los Desgarradores

La Guerra de los Mil años tal vez sirviera de calentamiento para la cruenta y atroz Guerra de los Desgarradores, en la que casi toda la Existencia muere.

Tyeer se unió al bando de Linhus Kennway en Ullanor. En superficie, 100 Guardianes Imperiales de la Colmena y 1.000 Capellanes de los Puños de Dorn se enfrentaron a más de 100.000 Acechadores Renegados y mercenarios. Tyeer fue el que ingenió este plan.

Tyeer tuvo en cuenta que la aplastante derrota que recibiría la ASOAR allí haría pensar qué bando escoger a una vieja amiga de Linhus: Tahirl Tam.

Tahirl no se lo pensó ni un momento, y abandonó al Pelotón Ragnarok para reunirse a los Acechadores Renegados al saber que contaban con uno de los villanos más buscados; Tyeer Corazón de Plasma.

Esperaba presenciar con sus ojos biónicos cómo Tahirl decapitaba a Marc y le traía la cabeza a Linhus, pero Vakurus Doent y Hannto el Épico le acorralaron a varios cientos de metros de distancia.

En el duelo, amputó una de las dos piernas a Hannto y casi arranca el brazo izquierdo a Vakurus, pero Vakurus acabó por noquearlo acompañado de las palabras "Por fin te hemos encontrado, Hereje". Acto seguido, Tyeer probocó una explosión temporal; poder otorgado por su gran devoción a Kronnus, que le permitió alejarse cientos de kilómetros con un salto mientras toda la Existencia estaba paralizada; literalmente.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.